viernes, 1 de mayo de 2015

PAS

No entender el mundo
Ni sus formas
Ni maneras,
Quedársete grande y lejano
Como el horizonte
Pero al mismo tiempo
Respirarlo de tal forma
Que parezca sólo un sorbo.
Tener miedo de lo grande,
Del vacío,
De la muerte,
Incluso de la risa
Y de la paz.
No sentirse merecedora,
Ingenua tanto ante el crecimiento
Como ante la pérdida,
Cansarte
Y buscar en el silencio
La respuesta que no llega.
Avergonzarse de ser,
Esconderte,
Pasar desapercibida
Y afectarte sobremanera
El que dirán y lo que piensan.
Llorar.
Llorar mucho como modo de defensa.
Mi táctica y estrategia.
Otros rezan, gritan, bailan, saltan.
Pertenecer a la familia,
Escudo ante lo de ahí fuera
Y girar demasiadas veces
Una y otra vez
Sobre una misma idea,
Encallada en ella,
Laberíntica.
Andar pendiente de si
Hay ojos voladores
Que persiguen tu sombra
Y acelerar el paso
Para que no te alcancen.
Entonces arrepentimiento
Por lo hecho e incluso
Por lo no llevado a cabo.
Cristales rotos suben en arcada
Desde mi estómago hasta mi garganta
Y entonces temblor,
Te sientes tan fatigada
Que hasta un nuevo respiro
Podría partirte por la mitad,
Sólo el abrazo
Es capaz de clavarte al mundo
Y aunque no sepas pedirlo
Siempre hay alguien que lo da.
Dosis de sensaciones inexplicables
Y reproches varios
O frases tontas de consuelo.
Disculpas,
Baja autoestima,
Manías
Y círculos viciosos
A modo de arenas movedizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

deja tu migaja